Transparencia Electoral celebró el primer webinar de la serie de encuentros El futuro de las elecciones en Latinoamérica”, para conversar sobre los principales problemas en la agenda de los organismos electorales para llevar adelante procesos electorales inclusivos, transparentes, y seguros.

El evento inaugural, “Desinformación, el gran desafío de las comisiones electorales”, fue moderado por José Crettaz – Periodista y Director de las licenciaturas en Gestión de Medios y Entretenimiento, y Ciencias de la Comunicación de la UADE, y expusieron Jessica Ludwig – Oficial de Programa Senior del Foro Internacional de Estudios Democráticos de NED; Ingrid Bicu – Experta en comunicación estratégica y elecciones de IDEA Internacional; y Eugenio Martínez – Periodista especializado en datos – Fact checking. 

Para comenzar, Jessica Ludwig abordó el tema «Desinformación y deterioro democrático en las sociedad abierta». Aseguró que la desinformación está promovida por diferentes aspectos que pueden tener un gran impacto en los Estados democráticos, pero que «el riesgo que corremos hoy es no saber si las democracias están lo suficientemente preparadas» atendiendo a que la desinformación cada vez cobra mayor fuerza en las sociedades. 

En esta expansión de la desinformación participan tanto actores internacionales como internos, y agregó que «en los años recientes ha emergido un mercado que propicia el consumo de servicios para generar desinformación». De esta manera, se ha acentuado el uso de bots y campañas por redes que permiten promover ciertas narrativas. Citó el caso de China, que ha intentado promover que su propio modelo de gobernanza puede suplantar y ser mejor que las democracias que conocemos. 

Por último, teniendo en cuenta como la desinformación puede acelerar el desarrollo de ciertos fenómenos sociales y psicológicos en una comunidad, recordó que «es importante que las comisiones electorales recuerden que pueden buscar aliados en la sociedad civil y grupos sociales para hacer frente a la desinformación».

En segundo lugar, Ingrid Bicu habló sobre «Estrategias para enfrentar la desinformación desde las comisiones electorales». Consideró que es importante observar cómo a partir del año 2020 y dado el avance del Covid-19, gran parte de las actividades se han tenido que posponer, suspender o adaptar a las condiciones que la situación sanitaria requería, entre ellas los procesos de elección. «Desde el comienzo de la pandemia, al menos 78 países del mundo decidieron posponer elecciones nacionales por el Covid-19» resaltó. 

Muchas de estas actividades se han trasladado a las plataformas virtuales, aunque gran parte de la población mundial aún no cuenta con acceso a internet. Aún así, «se ha incrementado el consumo de contenido digital, cada vez más personas se informan por internet, sobre todo en temas políticos y electorales» agregó. Incluso, con el paso del tiempo y por las limitaciones que el contexto ofrece, muchas campañas se han enfocado en las redes sociales. 

Al advertirse un incremento en las campañas de manipulación, y una marcada desconfianza en las autoridades electorales, concluyó que «es importante incrementar la competitividad de los organismos electorales en un ambiente que cada vez es más complejo». 

Retomando estas ideas, Eugenio Martinez habló sobre «El poder de la desinformación en los medios de comunicación». Consideró pertinente reconocer que «las campañas de desinformación siempre han existido, pero con las redes sociales han logrado viralizarse», advirtiendo que además la desinformación suele ser atractiva para el público, mientras que el fact checking tiende a tener un impacto negativo. 

Por su parte, también señaló que «la diseminación de información no siempre busca afectar a un actor en particular de un partido político, si no que busca afectar al mismo orden público». Quien monta una campaña de desinformación, se vale de una importante campaña publicitaria que incluso puede ser atractiva para los grandes medios de comunicación. 

Para concluir, haciendo caso a estas características mencionadas anteriormente, propuso que «los organismos electorales y grandes medios de comunicación necesitan reforzar los conceptos de desinformación y el trabajo en conjunto de redes regionales para responder con información verídica». Para ello deben aplicarse las mismas herramientas utilizadas en las campañas de desinformación para lograr un alcance semejante. 

Mira el video aquí:

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

You have Successfully Subscribed!

Share This